Con el proceso de fruta congelada le da empleo a más de 400 personas.

Ubicarse en un punto estratégico como lo es el Valle del Cauca, que tiene de vecino al Pacífico, especialmente al Puerto de Buenaventura (por donde se moviliza el 65 por ciento de las mercancías de Colombia) y al Asia, como uno de los principales destinos de exportación, hacen parte de los puntos que tienen en cuenta los inversionistas al momento de elegir a este departamento como epicentro del desarrollo de sus negocios, el cual busca optimizar su logística.

Justamente, teniendo en cuenta estas potencialidades, la firma Frutícola Olmué de Chile, empresa que desde 1994 participa en el mercado de las frutas y hortalizas subtropicales congeladas con tecnología IQF para los mercados internacionales, se unió con la firma Colombiana Oriente S.A para crear la Zona Franca Especial Agroindustrial Olmué de Colombia, que se puso en operación el pasado 21 de julio.

Enrique Villegas, gerente general, le dijo a Portafolio que la planta cuenta con 24.963 metros cuadrados, y tiene una capacidad instalada del 50 por ciento, aunque ahora trabaja con el 25 por ciento.

Sin embargo, la meta es que se tengan tres turnos de aquí a febrero, cuando se alcanzarán las 120 toneladas diarias, de las cuales hoy solo hacen 40.

“Se trata de una fábrica para el procesamiento de fruta tropical congelada, producto con el que atiende en un 95 por ciento el mercado internacional y un cinco por ciento al local, cuyo desarrollo depende del éxito de las actividades agrícolas de la región, especialmente de los cultivos de papaya, piña, mango y melón.

Al igual que de los envíos juiciosos de fresa que hace Bogotá y la zona Andina, en general.

Sin embargo, entre los planes del nuevo gobierno es incentivar el cultivo de frutas en las laderas del Valle, en donde se han encontrado los pisos térmicos adecuados para este clase de alimentos.

Aunque para la fresa se destinan las partes altas de la región como Tenerife y Silvia, entre otras.

Hasta el momento se han invertido 14 mil millones de pesos en este proceso, cuyas máquinas o tecnologías alistan y cortan una tonelada y media por hora, cada una.

“Cuando la planta esté de lleno, o con tres turnos, generará un total de 400 empleos, que harán 120 toneladas por día.

Valga decir que la mayor parte de los trabajadores son personas con limitaciones físicas que cada día demuestran que son altamente productivas”, agrega Villegas.

MUCHO PEDIDO

Olmué ya cuenta con un mercado de exportación interesante, que compromete el 40 por ciento a Estados Unidos y Canadá; el 40 por ciento a Europa y el 20 por ciento restante va hacia Australia, Corea, Japón y Rusia. “Los pedidos han aumentado, pero a veces no encontramos el volumen de fruta de calidad, lo que se convierte en una gran dificultad para nosotros.

Por tanto, apoyamos una serie de capacitaciones agrícolas en la región para que se optimicen los procesos entre los productores”, anota Villegas. Aunque, Olmué eligió estar en este departamento porque es el primer productor de papaya y melón; y en las partes que colinda con el Eje Cafetero están los mejores campos para la piña oromiel. Además de tener a 200 kilómetros a TCBuen y al puerto.

Fuente: http://www.portafolio.co/